Aguantar el goteo de un grifo averiado no es nada agradable, sino todo lo contrario, es muy molesto. En estos casos la mejor solución es arreglar un grifo que gotea. Ten en cuenta que dejar que el grifo gotee hará que la factura del agua aumente cada mes. En cuanto realices esa reparación lo notarás.

arreglar un grifo que gotea

En estos casos hay dos opciones, o bien lo haces tú mismo o bien contratar a un experto fontanero para que repara el grifo que gotea en cualquier punto de la casa. Puede ser en el cuarto de baño, en la cocina e incluso en la pila. Sea donde sea, un fontanero profesional sabrá hacerlo.

Si decides hacerlo tú mismo, atento, vamos a explicar paso a paso cómo arreglar un grifo que gotea  de forma general. Eso sí, si es un trabajo más complejo sí que recomendamos la intervención de un profesional de los grifos.

 

Pasos de cómo arreglar un grifo que gotea

 

  1. Lo primero que debes comprobar es que tienes los recambios suficientes para realizar esta reparación. Ten en cuenta que existen muchos recambios, por lo que es importante acudir a la tienda con las piezas que ya no funcionan para comprar un modelo muy similar. Si no tienes los recambios y no sabes cuales son, deberás desmontar primero el grifo para comprobarlo.
  2. Desmonta el grifo para proceder con la reparación de grifería. Para ello deberás disponer de las herramientas adecuadas, como una llave especial para grifos, junto con mucha paciencia. Arreglar un grifo, especialmente si no se tiene experiencia, no es fácil, así que si lo prefieres, llama a un buen fontanero.
  3. Para desmontar el grifo hay que cerrar la llave del agua. Una vez esté el agua cortada podrás levantar la tapa de la manija con una cuchilla fina. El siguiente paso será el de sacar el tornillo de la manija.
  4. Después de sacar la manija hay que retirar el caño. Para ello tendrás girar la toma del agua en el sentido contrario a las agujas del reloj. Usar una llave de asiento es lo más recomendado en estos casos.
  5. El último paso, antes de volver a montarlo todo, es reemplazar las partes del caño que están averiadas. Una vez hecho esto, la reparación de grifería habrá acabado y podrás volver a montar el resto del grifo.
  6. Después de esto tendrás que comprobar que funciona a la perfección y para ello lo único que tienes que hacer es volver a activar la llave de paso.

 

Como puedes comprobar, realizar una reparación de grifería no es un trabajo muy difícil, pero sí que es cierto que hay que tener experiencia y técnica para hacerlo de forma rápida y efectiva. Así que si necesitas arreglar el goteo de un grifo, tan solo tienes que seguir estos pasos.

En caso de que prefieras que un experto en fontanería se encargue de todas y cada una de arreglar un grifo que gotea, asegúrate de que se trata de un profesional con experiencia en el sector y muy buenas referencias. Asegúrate de elegir a un buen fontanero para este trabajo.

Cómo arreglar un grifo que gotea
Rate this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *