Saltar al contenido
Fontaneros Valencia 24 horas

Problemas con la baja presión de la ducha

Problemas con la baja presión de la ducha 5

Problemas con la baja presión de la ducha 6

 

4 razones por las que tienes problemas con la baja presión de la ducha

 

Ajustar la presión de la ducha suele depender del gusto de cada quien. A algunas personas les gusta un flujo de agua suave, mientras que otras prefieren que salga fuerte.

En todo caso, usar una ducha con baja presión debido a que el agua fluye con muy poca fuerza, no es una experiencia agradable.

Hay muchas explicaciones posibles cuando eso pasa, como puede ser una válvula que esté parcialmente cerrada, un regulador de presión dañado, una tubería que gotea o un cabezal de ducha obstruido.

  •  Válvula de control parcialmente cerrada

En el mejor de los casos, la baja presión de la ducha tiene una solución sencilla. Revisa la válvula principal de agua de la casa, que suele estar cerca del medidor de agua.

Si se han hecho trabajos de fontanería recientemente, puede que dicha válvula esté un poco cerrada, lo cual limita la cantidad de agua que pasa por la casa.

También se han visto casos de que el propietario de la casa tenga un incidente con la válvula principal y que después haya poca presión de agua. Hay que asegurarse de que ese componente esté completamente abierto, para luego revisar la presión.

 

  • Dispositivo regulador de presión defectuoso

Por lo general, la presión del agua oscila entre 45 y 60 psi. Es normal que el dispositivo regulador se dañe o se estropee, afectando así la presión del agua.

Si en efecto está dañado, lo mejor es que un profesional que trabaje por tu localidad lo revise para que determine si hay que repararlo o reemplazarlo.

Problemas con la baja presión de la ducha 7

 

  • 3.Tubería que gotea

La fontanería abarca una serie de tuberías, que podrían estar detrás de las paredes, arriba de los techos, debajo de los suelos o escondidas en áreas de trabajo sin terminaciones.

Si es tu caso, puede que no lo notes de inmediato, pero sí te darás cuenta de las señales de advertencia. Como te puedes imaginar, si una tubería gotea, va a salir menos agua en la ducha.

Un goteo puede traer como consecuencia que se inunde la vivienda, aparte de causar daños costosos, así que se debe acomodar lo más rápido posible.

 

  • 4. Cabezal de ducha obstruido

Con el tiempo se acumulan residuos de metal en los pequeños agujeros de los cabezales. Esto termina afectando el flujo del agua y la presión de la ducha.

Una solución rápida es extraer la pieza y sumergirla en vinagre durante la noche. También se puede usar un cepillo dental viejo para cepillar la mugre que esté atrapada. Sin embargo, si el cabezal tiene muchos años, puede que sea mejor reemplazarlo, lo cual no suele costar

Call Now Button