grifo averiado

El sonido que produce el goteo incesante de las gotas que caen de un grifo averiado puede resultar muy molesto. Por desgracia esta es una de las reparaciones más habituales que se realizan en todos los hogares del mundo. Vamos a conocer cuáles son las causas de este tipo de averías y cómo se pueden solucionar fácilmente.

Por norma general un grifo averiado puede surgir por tres causas diferentes: que el cuero se haya gastado; que las rocas del grifo estén flojas o que hayan perdido su estanqueidad; o que la empaquetadura del casquillo se haya gastado. Estas son por norma general las causas de esta pequeña avería. Ahora bien, ¿Cómo las solucionamos? Vamos a verlo.

El cuero gastado

Lo primero que hay que saber es qué es con exactitud este accesorio. Es una arandela que se fabricaba anteriormente con este material, el cuero, pero que hoy en día se fabrica por norma general con un plástico semirrigido que hace la función de válvula, es decir, que deja pasar o corta el agua del grifo. Las mismas acciones de cierre o apertura son las que hacen que este accesorio se gaste.

Para reparar el cuero gastado se deben seguir los siguientes pasos:

· Cierra la llave de paso general del agua y abre el grifo que gotea para que se quede completamente vacío antes de proceder con el siguiente paso.

· Con la ayuda de una llave inglesa se debe desenroscar la tuerca que aprieta el cuerpo del grifo. Puede que vuestro grifo tenga una especie de campana de acero inoxidable curbiéndolo. Es necesario retirarla antes que la tuerca en cuestión.

· La válvula suele salir a la misma vez que el cuerpo y con ella el cuero gastado. En este paso tan solo hay que quitar el cuero y pedir uno con el mismo tamaño en la ferretería. A veces la válvula se queda dentro de la tubería al quitar el cuerpo, en estos casos podréis extraerla con una pequeña pinza de depilar sin ningún inconveniente.

· Por último hay que colocarlo todo como estaba, con la pieza de cuero nueva, y comprobar que el grifo ya no gotea.

Roscas del grifo flojas

Esta es otra de las causas que hacen que los grifos dejen pasar el agua y produzcan ese goteo tan molesto. Esto ocurre porque falta estanqueidad en las roscas de los grifos, lo que origina pérdidas de agua y ese goteo del que hablamos. Para solucionarlo se coloca una cinta de teflón en la rosca de cuerpo del grifo o en la llave. Esto garantizará un cierre totalmente hermético, por lo que el goteo parará rápidamente.

Cambio de la empaquetadura del casquillos

Tal y como hemos comentado, la empaquetadura del casquillos se puede gastar y esto también da como resultado un grifo averiado. Para solucionar esto lo único que se debe hacer es quitar la cabeza del grifo y cubrir el eje con varias vueltas de cinta teflón. Después se vuelve a colocar y se ajusta como anteriormente. Es un trabajo muy sencillo que se puede realizar cómodamente.

Estas son las causas mas comunes, pero no las únicas que existen. Si vosotros no os atrevéis a realizar esta pequeña obra no os preocupéis. El equipo profesional de técnicos fontaneros de Aquifontaneros podrán ayudaros con vuestro pequeño contratiempo. Para ello tan solo tenéis que contactar con nosotros y explicar cuál es vuestro caso. Estaremos encantados de echar una mano.

Grifo averiado con goteo constante, ¿Cómo solucionarlo?
Rate this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *